Para hacer que una cesta de navidad (y en general cualquier regalo) destaque sobre el resto la principal norma a cumplir es que la cesta sea diferente, personalizada para cada persona y diferente año tras año.

Sea original con los productos que incluye

Aunque en una cesta de Navidad se suelen incluir casi siempre las mismas familias de productos (encurtidos, vinos y licores y dulces navideños), nunca está de más ser algo más original y incluir en la cesta de navidad productos de temporada, productos frescos (por ejemplo frutas y hortalizas de invierno) o incluso apostar por regalos fuera del ámbito de los comestibles: ropa, complementos para la temporada de inverno...

Regale productos de producción local

Los consumidores cada vez dan más importancia a la compra de productos de producción local, valorando también el hecho de que estos productos son difíciles de encontrar, normalmente siguen unos procesos de fabricación sostenibles con el medio ambiente, la producción local la llevan a cabo pequeños productores y/o empresas familiares y la producción de los mismos es bastante limitada. Especialmente en lo que respecta al último punto, el hecho de que la producción sea limitada significa dotar al producto de un atractivo y exclusividad propias, exclusividad de la que gozan los productos premium o limitados (a diferencia de los productos de grandes marcas que se pueden encontrar en la mayoría de lineales de supermercado). En Cestas Martí sabemos que una cesta con productos locales y poco conocidos será mucho más atractiva que aquella que incluye productos de marcas famosas.

Apueste por lo ecológico

Los consumidores cada vez están más concienciados con el medio ambiente y la sostenibilidad. Reducir al máximo el uso de plástico en nuestra cesta, apostar por envoltorios biodegradables y reducir al máximo la cantidad de packaging necesaria para montar nuestra cesta de navidad le dará a la misma un toque de originalidad y sostenibilidad.

Adapte la cesta a su receptor

Este punto a veces puede ser el más complicado de cumplir, sobre todo en el caso de tener que diseñar y gestionar un elevado número de cestas de navidad. Sin embargo, el hecho de adaptar cada cesta de navidad al receptor de la misma transmitirá el mensaje de que se ha preocupado casi personalmente de gestionar el diseño de la cesta para cada persona individualmente.