Por qué comemos turrón en Navidad

El turrón es uno de los productos estrella de la Navidad en todas las mesas de nuestro país. Hay varias razones que explican por qué el turrón se encuentra más presente durante la Navidad que en otras épocas del año, entre ellas históricas, culturales y naturales. En este artículo queremos repasar los porqués de la tradición turronera durante las pascuas navideñas.

Motivos culturales

La llegada de los árabes a la península ibérica supuso la entrada del producto base con el que se prepara el turrón: la almendra. Además también fueron los árabes los que pusieron las bases de la preparación del turrón como lo conocemos actualmente: frutos secos mezclados con un ingrediente dulce. Los primeros turrones eran una mezcla de frutos secos variados tostados al fuego con miel, parecidos a muchos de los dulces de origen árabe que se consumen en la actualidad. Nacía así el turrón como lo conocemos actualmente. Sin embargo, solamente fijándonos en una nueva forma de producción de una materia prima no podemos explicar por qué el turrón se consume durante la época navideña. ¿Qué más factores influyeron a que el turrón se consumiese más en invierno y en especial en Navidad?

Motivos históricos

Antiguamente el turrón era un producto caro al alcance solamente de las clases adineradas. Los frutos secos -como la almendra y la avellana- y también la miel, eran productos valiosos que no estaban al alcance de los bolsillos de las clases bajas y el proletariado y por tanto no podían ser consumidos a menudo. Siendo estos ingredientes la base de producción del turrón resultaba un producto final de elevado precio, más aún añadiendo los costes de producción de los maestros turroneros de la época. Por esa razón cuando se adquirían turrones se consideraban un producto de lujo que se debía reservar para ocasiones especiales. En la España de la edad media, con una sociedad con un fuerte arraigo y control religioso, esas ocasiones especiales eran todas aquellas festividades religiosas, siendo el nacimiento de Jesucristo la más importante para el culto cristiano: la Navidad.

Motivos naturales

Como ocurre con todos los árboles frutales, cada planta sigue un ciclo natural distinto a lo largo del año, produciendo sus frutos en épocas diversas dependiendo de la especie de la que se trate. La cosecha de los frutos secos se realiza a finales de verano y principios de otoño, por tanto los meses del último trimestre del año son la época en la que hay más disponibilidad de la materia prima necesaria para la preparación del turrón. Gracias a los modernos métodos de almacenaje y conservación disponemos de frutos secos durante todo el año, aunque sigue siendo otoño y principios de invierno la época ideal para poner en marcha la producción del turrón que se consumirá en los siguientes dos o tres meses. Así que si estaba pensando por qué el turrón es uno de los productos base de la navidad y las cestas de Navidad con Turron, ahora ya sabe los motivos.