En nuestro país durante la época navideña las escenas de pesebres, Papá Noel, las cestas de Navidad y el árbol navideño, además de los paisajes nevados, son la tónica más común en cualquier casa, anuncio de televisión y escaparate de tienda. Sin embargo, en otros países existen tradiciones que van mucho más allá de lo que para nosotros es habitual. En este post vamos a ver algunas tradiciones de Navidad de varios países que son cuanto menos originales.

El gato gigante de Islandia

Una de las tradiciones navideñas más extrañas de las que seguramente haya oído hablar procede de Islandia, donde se dice que una especie de gato gigante deambula por los campos nevados en Navidad. Tradicionalmente los granjeros usaban el Gato de Navidad como incentivo para sus trabajadores: aquellos que trabajaban duro recibían un nuevo conjunto de ropa, pero aquellos que no lo recibían eran devorados por la gigantesca bestia. Hoy en día es costumbre que todos los islandeses reciban ropa nueva para Navidad para evitar una desagradable desaparición.

La tela de araña navideña de Ucrania

Esta tradición navideña ucraniana no es para los aracnofóbicos. Donde nosotros ponemos adornos, lazos y estrellas, los ucranianos usan decoraciones que imitan las telarañas que brillan con el rocío matutino.

La tradición se remonta a un cuento popular sobre una pobre viuda que no podía permitirse decorar un árbol para sus hijos. Así fue que las arañas de la casa se apiadaron de la familia y tejieron hermosas telarañas por todo el árbol, que los niños encontraron la mañana de Navidad.

El Papá Noel monstruoso de Austria

Los niños occidentales conocen bien a Papá Noel (Santa Claus), pero pueden considerarse afortunados de no vivir en Austria, donde se dice que una criatura macabra llamada "Krampus", el malvado cómplice de Santa Claus, deambula por las calles en busca de niños que se portan mal. Durante el mes de diciembre en Austria es habitual ver aterradoras figuras enmascaradas que se dedican a asustar a niños y adultos por igual.

Esta tradición navideña es tan común en Austria que incluso cuenta con un desfile anual de Krampus en Viena.

La Nochebuena en un KFC de Japón

Aunque la Navidad no es ni siquiera un festivo nacional en Japón, en 1974 el restaurante de comida rápida americana KFC lanzó una campaña de marketing navideño en el país nipón. El aparentemente simple eslogan "¡Kurisumasu ni wa kentakkii!" (¡Kentucky por Navidad!) dio origen a una tradición nacional que aún hoy en día perdura: las familias de todo el país se dirigen a su KFC más cercano para una comida especial de Nochebuena.

La cena de Navidad de KFC cuesta alrededor de 3.000 yenes (20€).

La figura de una cabra de Suecia

Lo más curioso de Suecia como tradición es la Cabra de Gävle, una estatua gigante de una Cabra de Navidad hecha de paja. Esta tradición navideña de Suecia se remonta al siglo XI, donde se menciona una figura de cabra del tamaño de un hombre, liderada por San Nicolás, que tenía el poder de controlar al diablo. Se erige cada año a principios de diciembre en la ciudad sueca de Gävle, pero lo curioso del asunto es que desde su primera aparición en 1966, e incluso aunque las autoridades han hecho todo lo posible por evitarlo (videovigilancia, penas de cárcel…), la estatua se ha hecho famosa por ser destruida año tras año por vándalos: incendiada, rota en pedazos, etc.

Esperamos que haya aprendido algo nuevo en este artículo. Y recuerde que si busca los mejores detalles de Navidad, aquí los encontrará en forma de cestas y lotes de Navidad con los mejores productos tales como jamones.