Cuando hablamos del cerdo, nos referimos a uno de los animales que más se pueden aprovechar al comerlos. No solamente por el dato de que todas las partes de este animal son comestibles, sino porque cada una de estas partes, también cuenta con una amplia variedad de formas de preparación. Es por esto que diferenciar entre dos tipos de embutidos diferentes puede ser una tarea complicada. En ocasiones la diferencia ni siquiera es perceptible a simple vista. En la gran mayoría de casos, los embutidos vienen del mismo animal, la única diferencia es o bien la parte de la que extraemos la carne, o el modo en el que la preparamos, el tiempo, entre otro tipo de variaciones. 

Desde Cestas Martí, queremos ayudarle a saber cómo diferenciar estos dos tipos de embutidos diferentes que hacen que nos surja la siguiente duda: ¿Cuál es la diferencia entre la caña de lomo y el lomo embuchado ?

Qué es la caña de lomo 

Primero de todo, el animal del que extraemos esto es, obviamente, el cerdo. Concretamente nos referimos a la parte superior del animal, encima de las costillas y justo a la derecha de dónde se extraen las chuletas. La forma en la que se extrae la caña de lomo es sencilla y sin mayor complicación, simplemente se corta y sin ningún tipo de tratamiento previo, se extrae.

Qué es el lomo embuchado

En el caso del lomo embuchado, tenemos un caso muy similar a la caña de lomo; también lo extraemos de la parte superior del cerdo, concretamente encima de dónde se encuentra el solomillo, y al costado de donde se extraen las chuletas de cerdo. La forma en la que extraemos el trozo de carne es exactamente la misma. Una vez la hemos extraído, pasamos a introducirla en una tripa y prepararla con numerosas variedades de especias, para de esta forma potenciar su sabor al máximo.

Cuál es la diferencia 

Cómo podrán deducir por el nombre de estos dos embutidos, la diferencia entre estos dos productos no es el tipo de carne. Los dos provienen de la misma zona del cerdo, el lomo, por lo que en este caso, la diferencia la podemos encontrar en el método de elaboración de cada uno de ellos. 

Aunque en estos dos casos estamos hablando del mismo tipo de carne magra, hay una diferencia principal en el modo de preparación. Puede parecer que la diferencia no será perceptible para nosotros, y que si proviene de la misma parte del cerdo, la diferencia será mínima. La realidad es que es mucho más diferente de lo que pueden imaginar. Dependiendo del origen del cerdo, podremos percibir la diferencia de forma más clara. Si lo están probando con una carne de procedencia ibérica, notarán un sabor mucho más gustoso y único.