Cómo cortar el jamón de forma correcta

Si desea saber cómo cortar correctamente un jamón ibérico que le han regalado con una de nuestras cestas de Navidad, en este artículo le vamos a dar algunos consejos para hacerlo correctamente y obtener un corte profesional como el que encontraría en su charcutería habitual.

Lo más cómodo no es lo mejor

En cualquier charcutería o carnicería donde se venda jamón ibérico -de cualquier variedad- se pueden comprar bandejas de jamón cortadas a máquina y preparadas para consumir. Sin embargo, la tradición jamonera dice que el corte del jamón se realiza a mano y a cuchillo, ya que el corte a máquina hace que el producto pierda sus cualidades organolépticas, provocado por el calentamiento de la hoja de la máquina sobre la carne. En cualquier caso un buen plato de jamón ibérico se considera 100% auténtico sólo si ha sido cortado a cuchillo. Para realizarlo, no necesitará más que un soporte jamonero y seguir la técnica adecuada. Tampoco está de más que preste atención algunas medidas de seguridad importantes:

  1. Colocar el jamón en un soporte firme y de calidad

  2. Mientras estamos cortando, la mano que está libre nunca estará colocada en dirección al corte

  3. Se debe cortar lentamente y sin aplicar fuerza bruta

¿En cuanto tiempo va a consumirse el jamón?

Si está preparando una fiesta multitudinaria o un evento con muchos asistentes y el jamón se va a consumir en muy poco tiempo, es aconsejable que empiece a cortar la pieza con la pezuña hacia arriba. Sin embargo, si va a consumir su jamón más lentamente es aconsejable empezar la pieza con la pezuña boca abajo. De este modo evitaremos que la zona principal pueda quedar excesivamente reseca.

¿Cómo pelarlo para consumirlo?

Antes de empezar un jamón es necesario saber que debe realizar un correcto pelado de la piel y la grasa exterior que cubre la pieza, retirando capas hasta que aparezca la carne. La parte exterior del jamón, debido al proceso natural de secado y maduración, contiene microorganismos y bacterias que no son para nada dañinos, pero sí que pueden otorgar un sabor rancio a la pieza. Es importante que sepa que la piel y la grasa exteriores del jamón protegen a la carne, así que si su jamón va a ser consumido poco a poco y a lo largo de varios meses, es aconsejable retirar solamente la piel y grasa alrededor de la zona que va a cortar. En el caso de que el jamón se vaya a consumir entero para un evento o celebración, entonces sí puede pelar la pieza entera: de este modo le será más fácil trabajar el jamón y sacar las lonchas que necesita, sin tener que preocuparse por nada más que no sea lonchear.

¿Cómo lonchear el jamón?

Las lonchas de jamón deberían ser más bien finas, siendo eso sí lo más lo más anchas posible respecto a la zona de corte. La flexibilidad de los cuchillos jamoneros está pensada precisamente para eso: poder adaptarse a la zona de corte obteniendo lonchas lo más anchas posible. Los cortes se realizarán siempre de forma paralela y empezando desde la pezuña. Se aconseja en un mismo plato servir cortes de diferentes zonas de la pieza para combinar gustos y texturas diferentes.