Reconocer la calidad del jamón es esencial para escoger las mejores piezas ya sea por su sabor u otros beneficios que ofrece el jamón. A continuación podrá ver los diferentes criterios en los que deberá fijarse para escoger la mejor pieza de jamón.

Cómo reconocer un buen jamón

Lo primero de todo es prestar atención a la etiqueta del jamón. Las diferentes razas de cerdo (y sus cruces) le darán una primera aproximación del tipo de producto del que se trata, y eso se puede identificar a través de la etiqueta del jamón. Por tanto, el primer paso para descartar encontrarse con un jamón de baja calidad sería escoger aquella materia prima que sobresalga sobre el resto.

Fíjese en la etiqueta

Si elige un jamón 100% ibérico bellota estará ya asegurándose que el productor pone mucha atención en la raza, la alimentación y la genética de cada uno de los animales que cría. Y sí, puede ocurrir que un jamón de un reputado productor no tenga la calidad esperada, pero es poco probable que eso ocurra.

Como describimos en uno de nuestros posts hace ya varios meses atrás se puede tener una primera idea de la calidad simplemente prestando atención a las etiquetas de los jamones. La mayor calidad en un jamón se encuentra en la etiqueta negra, pasando luego por la etiqueta roja, etiqueta verde y para finalizar la etiqueta blanca.

El aspecto de la carne de un jamón

Desde detrás del mostrador de su carnicería o charcutería favorita es bastante complejo que usted pueda diferenciar a simple vista un buen jamón de uno de menor calidad, especialmente en el caso de aquel jamón que ya está loncheado. Sin embargo, existe un truco que en la mayoría de ocasiones suele funcionar: si la carne presenta tonalidades distintas, esto puede significar que el proceso de curación no se ha realizado correctamente. El color de una loncha de jamón que proviene de un jamón perfecto debería ser homogéneo.

El olor del jamón

Mediante el olor usted puede identificar si el jamón se encuentra en buen estado para su consumo. Un olor fuerte o rancio puede significar que alguno de los procesos de curación de ese jamón no se han realizado de forma correcta. Un buen jamón debería presentar un olor suave y agradable.

El aspecto exterior de una pata no significa nada

Aunque muchas personas determinan que aquellos jamones de mayor calidad presentan un color más ennegrecido, el moho que se forma en el exterior del jamón no es un indicador del estado en el que se encuentra la carne de ese jamón. De modo que si usted está decidido a escoger una pata de jamón entera, es mucho más fiable escogerla a través de la etiqueta y/o probando una loncha de jamón del mismo productor y lote.