Diferencias entre jamón ibérico y serrano

Si es usted un ávido fanático del jamón no debería ser difícil saber si se está viendo una buena pieza o no. Pero aún siendo un experto puede ser que se pregunte si se trata de un jamón ibérico o de un jamón serrano.

¿Qué diferencia real hay entre los dos y de dónde vienen esas diferencias? ¿Es el jamón serrano una raza de cerdo especial? ¿Los cerdos son alimentados de manera diferente para los dos tipos de jamón español? ¿Por qué elegir uno sobre el otro?

Jamón ibérico o jamón serrano: las apariencias engañan

Si bien podría parecer que estamos hablando de dos productos muy similares, especialmente a primera vista, en realidad hay una gran diferencia entre el jamón ibérico y el jamón serrano, ya que ambos tienen aromas, sabores, colores y texturas muy diferentes. ¿Por qué se dan estas diferencias si en realidad el origen de ambos productos es la pierna curada de un cerdo? Las diferencias en las razas de cerdos utilizadas, los métodos de curación y el régimen de alimentación de los animales son las razones principales para esta división.

Las diferencias organolépticas entre jamón ibérico y serrano

En términos generales las propiedades organolépticas a las que se debe prestar atención son el aroma, el sabor, el color y la textura del jamón. Con ellas podemos establecer algunas de las diferencias más importantes entre el jamón ibérico y el serrano.

El aroma

En cuanto al aroma, todos los expertos coinciden en que el jamón ibérico tiene un aroma único que es difícil de pasar por alto, y aún más difícil de confundir con cualquier otra cosa. En general es más intenso y agradable en el caso de un jamón ibérico.

El color

También hay claras diferencias de color: el jamón serrano tiende a ser de color rosado, en contraste con el rojo intenso del jamón ibérico.

El sabor

En cuanto al sabor, un buen jamón ibérico se distingue por un sabor más intenso y una textura más jugosa, debido a una mayor cantidad y calidad de grasa intramuscular presente en el jamón. Por otro lado el equivalente serrano tiende a tener un sabor más salado.

La forma de la pata

La raza de cerdo ibérico típicamente tiene una pata con una forma alargada y un hueso más estrecho y termina en una pezuña negra. Si no distingue uno de otro mirando el jamón directamente, mire el precio: el Ibérico es el más caro de los dos.

Las denominaciones de origen del jamón ibérico y serrano

En general se puede saber también si un jamón es ibérico o no consultando el origen de donde procede la pieza. Hay cuatro denominaciones de origen principales para los jamones ibéricos: Guijuelo, Dehesa de Extremadura, Huelva y Los Pedroches. Por su parte, los jamones serranos más conocidos provienen de Salamanca, Teruel o Trévelez, aunque se producen prácticamente en todo el territorio español.

Esperamos que ahora sepa mejor las diferencias entre los dos tipos de jamones. En Cestas Martí, llevamos años incluyendo jamones de la más alta calidad en nuestras cestas de navidad y lotes navideños.